Quantcast

Ford y Mazda piden que dejen de circular 35.000 "pickup" con airbag de Takata


Redacción Agencias | 2/13/2018, 8:41 a.m.
Ford y Mazda piden que dejen de circular 35.000 "pickup" con airbag de Takata

Ford y Mazda solicitaron a los propietarios de unas 35.000 camionetas "pickup" que dejen de conducir los vehículos por el peligro que supone para sus ocupantes los airbags de Takata instalados en esas unidades.

Ford explicó en un comunicado que el "elevado riesgo" que suponen los airbags de Takata ha provocado que la inicial llamada a revisión de 33.428 Ford Ranger 2006 se haya convertido en una solicitud para que dejen de circular esos vehículos.

El pasado 11 de enero, Ford llamó a revisión a algo menos de 3.000 unidades del modelo Ranger del año 2006 tras saberse que la muerte el año pasado del ocupante de uno de los vehículos afectados se debió a la explosión de un airbag de Takata.

Tras el mortal accidente, Ford solicitó a los propietarios de los 3.000 Ford Ranger 2006 identificados que dejaran de utilizar los vehículos de forma inmediata hasta que fueran reparados.

Ford justificó la decisión porque había detectado la muerte de dos personas en dos Ford Ranger 2006 cuyos airbags habían sido fabricados por Takata en el mismo día.

El fabricante afirmó que los concesionarios de la compañía tienen ahora los componentes necesarios para reparar de forma inmediata los más de 33.000 Ford Ranger 2006 dotados de airbags de Takata por lo que los propietarios deberían dejar de utilizarlos para que puedan ser reparados.

En el caso de Mazda, la solicitud de dejar de conducir se refiere a 1.995 camionetas "pickup" que fueron producidas por Ford.

La Administración Nacional para la Seguridad en la Carretera de Estados Unidos (NHTSA por sus siglas en inglés) solicitó en un comunicado "a los propietarios afectados que no conduzcan esos vehículos y contactar a Ford y Mazda de forma inmediata para programar una reparación gratuita".

Los airbags de Takata están producidos con unos infladores rellenos de nitrato de amonio, un gas que se degrada con el paso del tiempo, lo que puede provocar la explosión de los infladores en el momento de activación del airbag.

De momento se estima que 22 personas han muerto por la explosión de los infladores de los airbags de Takata.

El defecto ha provocado la mayor llamada a revisión de la historia del automóvil. Sólo en Estados Unidos, los vehículos afectados son entre 65 y 70 millones de automóviles producidos por 19 fabricantes.