Quantcast

Veteranas de guerra reciben ayuda, décadas después de haber sufrido abusos


Anna Casey | Kaiser Health News | 10/12/2017, 5:52 p.m.
Veteranas de guerra reciben ayuda, décadas después de haber sufrido abusos
Sheila Procella, de Plano, Texas, es veterana de la Fuerza Aérea de Los Estados Unidos y de la Guardia Nacional de Texas. Fue diagnosticada con trauma sexual militar y trastorno por estrés post traumático en 2014, cerca de tres décadas después de haber cumplido sus servicios. | Laura Buckman para Kaiser Health News

Sheila Procella se unió a la Fuerza Aérea en 1974 para "conocer mundo", contó. Se alistó al final de la Guerra de Vietnam, poco después de graduarse de la escuela secundaria. Aunque durante ocho años de servicio nunca abandonó su Texas natal, su trabajo en la oficina resultó ser su propio campo de batalla.

"Algunas de nosotras fuimos a la guerra, y algunas tuvimos la guerra aquí en los Estados Unidosyendo a trabajar todos los días sabiendo que íbamos a ser acosadas", dijo Procella, quien vive en Plano, Texas, y ahora tiene 62 años.

En ese momento, menos del 3% de los miembros del servicio militar eran mujeres. Procella recordó el aluvión diario de comentarios sexuales, gestos y hombres agarrándola de manera inapropiada. Y uno de sus superiores le dejó en claro que sus esperanzas de ascender laboralmente dependían de tener relaciones sexuales con él.

"Lo planteó de manera discreta, pero su avance y mi aceptación condujeron a mi promoción", dijo Procella.

En ese momento, Procella, quien sirvió en la Fuerza Aérea hasta 1979 y luego pasó a la Guardia Nacional Aérea de Texas hasta 1982, aceptó la creencia generalizada de que reportar los incidentes sería malo para su carrera. "Definitivamente no se hablaba del tema ni se reportaba a los superiores sobre cualquier tipo de acoso", explicó. “En el momento que sucedía, lo barrías bajo la alfombra y pretendías estar bien”.

Pero Procella no estuvo bien, y después de su carrera militar, se encontró dependiendo del alcohol y las drogas para enfrentar la vida.

Finalmente, llegó a asociar su profunda depresión, ansiedad y ataques de pánico con el hostigamiento y los asaltos durante su servicio militar. Procella, quien también había experimentado abuso sexual infantil, fue diagnosticada con traumas sexuales y trastorno por estrés postraumático (TSPT) en 2014, casi tres décadas después de su servicio. Hoy, ella tiene una calificación de 70% de discapacidad del Departamento de Asuntos de Veteranos (VA).

Hay muchas otras mujeres como Procella, que sirvieron hace décadas, pero recién ahora está aceptando su experiencia.

Conciencia en la adultez

En un estudio de 2015 publicado por la American Psychological Association se les preguntó a 327 mujeres veteranas del sur de California sobre sus experiencias con traumas sexuales. Dividieron a las encuestadas en dos grupos: las que sirvieron antes del ataque terrorista del 11 de septiembre de 2001, y las que lo hicieron después. Casi la mitad de las que pertenecían al grupo anterior al 9/1 informaron haber sufrido contactos sexuales contra su voluntad durante su servicio militar. En el otro grupo, los informes de contacto sexual no deseado cayeron al 30%.

La mayoría de las que reportaron abuso sexual cumplieron con los criterios para un diagnóstico de TSPT, dijeron los investigadores.

Y un estudio publicado el año pasado en la revista Women's Health Issues halló que las mujeres de 45 a 54 años reportaron más acoso sexual y agresión mientras estuvieron en el ejército que otros grupos de edad.

"Me llamó la atención la idea de que no sólo eran mujeres más jóvenes", dijo Carolyn Gibson, investigadora de salud de la mujer en el Centro Médico de VA de San Francisco, y coautora de ese estudio.