Quantcast

200 millones en juego: el millonario divorcio de Harvey Weinstein


Redacción Agencias | 10/12/2017, 2:51 p.m.
200 millones en juego: el millonario divorcio de Harvey Weinstein
Harvey Weinstein | Foto Cortesía

Era el Jack Warner, el Louis B. Mayer, el Samuel Goldwyn de la actualidad; es decir, uno de los productores más grandes del Hollywood contemporáneo. Durante años, Harvey Weinstein era capaz de hacer magia, de convertir a Tarantino en un director estrella, de mover hilos para que 'Shakespeare in love' venciese a 'Salvar al soldado Ryan ' en los Oscar, o enmendar o destruir carreras.

Esta semana, tras destaparse que había intentado abusar de actrices como Angelina Jolie o Gwyneth Paltrow, se ha convertido en una especie de ángel caído. Y a su derrota profesional, que ha hecho que sea despedido de The Weinstein Company, se une la amorosa. Su esposa, Georgina Chapman, ha decidido abandonarle por los mismos motivos.

La joven, que ha estado casada con él desde 2004 y es madre de sus dos hijos (de 7 y 4 años respectivamente),ha visto cómo Weinstein intentaba una solución conciliadora, la misma con la que ha pedido perdón por sus comportamientos con empleadas y actrices a las que acosó sexualmente. “La entiendo, la quiero y quiero a nuestros hijos y, con suerte, cuando esté mejor estaré en su vida de nuevo”, ha dicho. Sin embargo, no parece muy probable que Georgina, que tiene su propia firma de modas y puede llevarse un buen pellizco si hay repartición de bienes, vaya a recular. Chapman podría ganar nada menos que 100 millones de dólares de haber divorcio, ya que Weinstein posee una fortuna estimada en unos 200 millones según la revista 'Forbes'. De hecho, hace poco vendía su casa de Connecticut por 1,65 millones de dólares; una residencia que adquirió por 825.000 dólares en su día. Esa venta ha generado otro beneficio económico que habría de compartir con su esposa.

El creador de Miramax ha tenido largo tiempo para amasar una enorme fortuna. Desde que descubriese a Steven Soderberg con 'Sexo, mentiras y cintas de vídeo' (que ahora parece el título de su propio declive) a finales de los 80, su compañía (Miramax, fundada al lado de su hermano) se hizo de oro gracias a títulos como 'Pulp Fiction' (1994), 'El paciente inglés' (1996) o 'El indomable Will Hunting' (1997). Mecenas de talentos como Tarantino o Anthony Minghella, su caída en picado ha hecho que muchos en Hollywood sonrían con cierta malicia.

Su esposa, mientras tanto, ha declarado que cuidar a sus hijos pequeños es, ahora mismo, su prioridad y ha pedido respeto a los medios de comunicación. “Mi corazón se rompe por todas las mujeres que han sufrido un tremendo dolor a causa de estas acciones imperdonables”, ha declarado sin tapujos. Los tribunales le darían la razón en caso de un divorcio rápido e indoloro. Y, paradójicamente, ese dolor le acabaría reportando unos 100 millones de dólares. Cosas de Hollywood.