Quantcast

Consejos de educación vial para niños


Redacción Agencias | 10/10/2017, 2:51 p.m.
Consejos de educación vial para niños

¿Cuántas veces has frenado el impulso de tus hijos de cruzar en rojo? Seguro que, además, también has tenido que repetir en más de una ocasión eso de que hay que mirar a ambos lados en un paso de peatones. Cuanto antes nos concienciemos de la importancia de circular correctamente más accidentes evitaremos. Pero lo cierto es que, a pesar de ser uno de los aspectos que más preocupan a los españoles, muchas veces nos olvidamos de la seguridad vial cuando circulamos con nuestros pequeños.

Ya sea como peatón, conductor, en bici o en transporte público, nos exponemos a multitud de peligros que podemos evitar gracias a la educación vial. Conscientes de ello y aprovechando que el 5 de octubre es el Día Internacional de la Seguridad Vial, la start up Help Flash ha elaborado un decálogo de consejos para que los peques de la casa sepan desenvolverse en la calle, en el coche o en el transporte escolar.

Enséñales a subirse al autobús: Subir o bajar del autobús que lleva al cole puede ser uno de los momentos más conflictivos. Es muy fácil despistarse y que el niño corra a donde están sus amigos pasando por detrás del autobús. Hay que enseñarles a respetar las zonas de parada dejándoles muy claro que no se debe cruzar ni por delante ni por detrás del autobús sin haber mirado antes.

Permanecer sentados dentro de cualquier vehículo: En el coche, en el autobús del cole o en el transporte público, los niños deben permanecer sentados y con el cinturón de seguridad abrochado0. Aunque es algo que todos tenemos muy claro es complicado concienciar a los niños, pues desde la carretera se ven muchas cosas interesantes que invitan a levantarse, sacar brazo por la ventanilla o inclinarse hacia los asientos delanteros del coche. Una buena técnica es emplear el juego para que permanezcan calmados y sentados; jugar a adivinar el color del coche que nos va a adelantar o tararear canciones para que otro las descubra les mantendrá concentrados y apaciguados.

El cinturón de seguridad, siempre puesto: Explicar a los niños las graves lesiones que puede provocar no abrocharse el cinturón de seguridad les ayudará a percibirlo como un seguro de vida, además cuanto primero se inculque el hábito mejor. En este aspecto no solo los niños deben aprender; partiendo de la base de que los adultos ya conocen la importancia del cinturón de seguridad, hay que ser conscientes de que no se puede arrancar el coche hasta que todos lo tengan puesto.

Sé su mayor ejemplo: No hay que olvidarse de que los niños imitan lo que ven. No sirve de nada repetir constantemente que no se debe cruzar en rojo o por sitios donde no haya paso de peatones si cuando vamos con prisa, nos lo saltamos. Los adultos debemos ser los primeros en respetar la normativa

Evita la doble fila: Las prisas, la dificultad de encontrar aparcamiento en las ciudades y la poca paciencia al volante, muchas veces, hacen que seamos nosotros los infractores. Además del riesgo a ser multado, al aparcar en doble fila nos exponemos a que los niños se bajen por el lado opuesto a la acera y se provoque un accidente. Por eso más vale tarde que nunca y, aunque se pierdan unos minutos, aparquemos correctamente.

No hay que olvidar las buenas formas: Ayudar a los demás es un valor imprescindible a la hora de circular; ya seas peatón, ciclista o conductor. Por eso es muy importante que los niños aprendan a ser solidarios con los demás aunque no pertenezcan al entorno familiar. Gestos como llevar la mascota sujeta o ayudar a una persona ciega a cruzar fomentan la seguridad vial de todos los implicados en el proceso.