Quantcast

Navidad, una fiesta familiar


Costumbres que invitan a participar en un mensaje de amor

Laura Herrera | 12/25/2017, 10:21 a.m.
Navidad, una fiesta familiar
La Navidad es una época que debe ser tomada como una oportunidad para compartir | Foto Cortesía

La Navidad trae consigo momentos especiales, sin duda las reuniones decembrinas brindan ese toque de magia y alegría que tanto necesitamos. Durante el año las ocupaciones y el ritmo acelerado de la vida actual nos alejan un poco de ese compartir con las personas más importantes de nuestras vidas ¡La familia!

En estas fechas el consumo se apodera de nosotros, la compra apresurada de equipos de tecnología, costosos obsequios, adornos para el hogar y prendas de vestir lujosas nos separan de la verdadera esencia de estas esperadas celebraciones.No obsesionarse con la lista de regalos. Aquello que pedimos desde nuestro corazón tiene un gran valor. Por ejemplo la salud de un familiar el bienestar de los amigos o vivir en armonía.

Para darle sentido a estos días, es importante fomentar los valores familiares, las tradiciones que recuerdan nuestro origen y permanecer apegados a la espiritualidad sea cual sea la religión a la que se pertenezca.

Es importante mencionar que la Navidad es buen momento para renovar ilusiones, evaluar los aspectos negativos y positivos vividos, orientando las metas y propósitos para el próximo año.

De igual forma, es un buen momento para motivar a los hijos a pensar en los más necesitados y vulnerables, siendo solidarios y entregar desinteresadamente. Estos son buenos motivos para celebrar y ser partícipes de la Navidad.Es una manera de fortalecer el espíritu navideño. Además es momento para dar, no solo para recibir.

Las generaciones

Año tras año en las familias van sumándose nuevos miembros, cada generación tiene su momento y encanto. Los pilares fundamentales en cada navidad son los abuelos, esos seres de luz que permanecen abiertos a recibir en sus hogares a su familia año tras año. Para aquellas familias que disfrutan todavía de su compañía, el valor de su presencia es incalculable, pues quien ha tenido abuelos ha recibido los mejores abrazos y consejos en Navidad. A esto se le suman los nietos, quienes llenan de colores y sonrisas cada espacio en estas fiestas. Los nietos son la mayor motivación para que los padres fomenten las tradiciones que con el paso del tiempo se van dejando a un lado.

Cada uno de los que componen una familia, lleva consigo un rol para lograr que cada cosa este en su lugar para el momento del compartir y asu vez encender la chispa que iluminala celebración de la Navidad.

Qué hacer con las ausencias

Ahora bien, no todo es algarabía también están presentes aquellos que manifiestan tristeza y melancolía por la ausencia de sus seres queridos, hay que validarles sus emociones e incluirlos en los rituales navideños que más les gusten.

Aquellos que han tenido pérdidas familiares recientes necesitan más que nunca el calor y el afecto genuino de su familia para iniciar así un ciclo diferente de la vida.No podemos olvidar que las familias numerosas poseen situaciones diversas, en ocasiones cuando unos tienen grandes motivos para estar alegres otros no, y es en ese momento cuando se producen diferencias. Por este motivo hay que tomar la mayor consideración con esos familiares que están pasando un momento difícil. Mantenga el equilibrio y el respeto por los sentimientos ajenos.

El mejor regalo

Los recuerdos de Navidades felices son el mejor regalo que un padre puede dejarles a sus hijos. Si todavía no existen costumbres navideñas en su familia, nunca es tarde para comenzar.

Hagamos que la época navideña se colme de éxitos y sea un nuevo inicio de la posibilidad de desarrollo personal y felicidad con aquellos que amamos.