Quantcast

El BMW M5 que robará las miradas en el Salón de Frankfurt


Redacción Agencias | 8/22/2017, 5:40 p.m.
El BMW M5 que robará las miradas en el Salón de Frankfurt
BMW M5 | Foto Cortesía

Se presentó oficialmente la sexta generación de la berlina de alto rendimiento que, por primera vez, incorpora el sistema M xDrive con tres modos: tracción total (4WD), tracción total Sport (4WD Sport) y trasera (2WD). Hace unos meses tuvimos la ocasión de ponernos al volante del nuevo M5, aprovechando su puesta a punto dinámica final en el centro de pruebas de Miramas (Francia).

El BMW M5 regresa con más fuerza que nunca para plantar cara al Audi RS6 Avant -560 CV o 605 CV en la versión Performance- (todavía no está confirmada la 'esperada' versión Touring del M5) y al Mercedes-AMG E 63 S 4Matic+ -612 CV-.

Desde la presentación en 1984 del primer E28 con motor de 6 cilindros de 3,5 litros de cilindrada y 280 CV, la marca bávara ha ido introduciendo una serie de modificaciones importantes a nivel mecánico a lo largo del tiempo, primero cambiando el bloque de 6 cilindros por mecánicas de 8 y de 10 cilindros, también atmosféricos, y más tarde asociando la arquitectura V8 a la sobrealimentación biturbo.

Pero la revolución más importante en la historia del M5, como decíamos al principio, se refiere a la incorporación de la tracción integral, lo que le coloca en el mismo plano que sus rivales de Audi y Mercedes. El sistema M xDrive envía fuerza a las ruedas traseras, poniendo en funcionamiento las delanteras sólo en caso de necesidad. La novedad es que el conductor cuenta con un cierto control para manejar los tres modos disponibles con el sistema DSC desconectado: 4WD, 4WD Sport y 2WD.

El nuevo BMW M5 es más largo (4.965 mm), más ancho (1.903 mm), un poco más alto (1.473 mm) y también pesa un poco más (2.440 kg). Pero no sólo no se nota sino que la percepción es de que es bastante más ligero. En su momento, los ingenieros de BMW se reafirmaban en que la adopción del sistema de cuatro ruedas motrices y del cambio automático Steptronic de 8 velocidades (con Drivelogic) no ha comprometido el objetivo de hacer un M5 más rápido, entre otras cosas porque incorpora materiales ligeros como el aluminio (el capó, por ejemplo, está fabricado con este material) y plástico reforzado con fibra de carbono.

El motor que mueve a esta nueva interpretación de la berlina deportiva es un V8 de 4,4 litros, que desarrolla 600 CV (antes, 560 CV en la variante 'básica'). Entre otras cosas, ahora es casi ¡un segundo! más rápido en el 0 a 100. Lo consigue en 3,4 segundos en vez de en 4,3 s, cifra de la anterior generación. Según datos oficiales tiene un consumo medio-emisiones de 10,5 l/100 km-241 g/km de CO2.

El cuadro de instrumentos digital tiene un diseño específico, con el cuentarrevoluciones en posición central, que informa en todo momento sobre el modo de conducción dinámica, la situación del sistema de tracción a las cuatro ruedas M xDrive y la opción Drivelogic. Además, el software del 'Head-Up display' se ha reconfigurado para que pueda mostrar los datos de preaviso de rpm e indicador de momento óptimo del cambio.

El volante mantiene los mandos M1 y M2 que activan los dos conjuntos personalizados de reglajes de cambio, motor, suspensión, tracción integral y control electrónico de estabilidad. Pero los botones son ahora mayores (y posicionados para que el conductor los pueda alcanzar con los pulgares). El M5 tiene selector exclusivo y consola central donde se encuentran los mandos para controlar los sistemas adaptativos del M5.

El BMW M5 de sexta generación hará su debut oficial en septiembre, en el Salón de Frankfurt, y se empezará a comercializar a partir de la próxima primavera.