Quantcast

La legendaria marca Lancia podría pasar a manos chinas


Redacción Agencias | 4/26/2017, 3:01 p.m.
La legendaria marca Lancia podría pasar a manos chinas

Mientras la empresa automotriz norteamericana Fiat Chrysler Automobiles Group (FCA Group) bajo la batuta de Sergio Marchionne ha hecho notables esfuerzos por relanzar Alfa Romeo y por fortalecer actual de marcas como Ferrari y Maserati, han sido pocos o ninguno los esfuerzos colocados sobre marcas igualmente importantes en la industria automotriz italiana como Innocenti o Lancia, trascendiendo recientemente que ésta última podría ser definitivamente vendida.

Informaciones que en paralelo se generan en Brasil (actualmente la sede más importante de Fiat) e Italia (donde sigue estando establecida Lancia) señalan que un aliado comercial del Grupo FCA ha hecho desde China una oferta por la marca Lancia.

El interesado en adquirir Lancia sería el GAC Group de China, quien ya mantiene contratos para producir bajo licencia productos Jeep como el Cherokee y el Renegade a fin de venderlos en China, pero no ha logrado el objetivo de convertirse en el órgano corporativo ejecutor del emporio en su intento de penetrar directamente el mercado chino con todas sus marcas.

La estrategia de GAC Group es aumentar el valor agregado de su portafolio a través de la adquisición de una marca de prestigio que colocar a sus productos tope de gama, en la línea de lo hecho por el grupo malayo Protón al adquirir Lotus Cars hace casi una década, por los indios de Tata al adquirir varias marcas británicas en forma parcial o total y por Geely en China al anexarse Volvo.

Que Lancia sea adquirida por GAC Group sería también positivo para que ésta empresa pueda introducir sus productos al mercado europeo, donde el valor de marca tiene tanto peso.

Tal como informaron portales españoles como ‘Soymotor.com’ al divulgar esta noticia, hay un solo producto en el portafolio Lancia: el utilitario Ypsilon, cuya producción es de pocos miles de unidades.

Lancia entró a formar parte del Grupo Fiat en 1969, cuando los regentes de la empresa (por entonces totalmente italiana) también llegaron a un acuerdo con Ferrari. Hasta entonces Lancia se caracterizaba por sus notables características de ingeniería y por desarrollar interesantes productos para el segmento más alto del mercado y para el segmento medio alto. Tras ser adquirida por Fiat, se impuso la tendencia de mantener viva la marca a través de operaciones de re-branding sobre diferentes modelos Fiat, pero ello tuvo cada vez menos respuesta comercial.